TOP BOTTOM

Robert Plant y Ian Gillan. Los más imitados de la historia del Rock

Posted in  Varios Sin comentarios

Hubo una época por allá los años 70 y 80, y en menor medida en los 90,  en que la mayoría de cantantes tenían algo, cuando no eran una copia, de Illan Gillan de Deep Purple o de Robert Plant de Led Zeppelin. Quizás esta afirmación parezca exagerada para algunos pero la verdad es que la mayoría de sus “discípulos” no han tenido mucho reparo en reconocerlo. Mejor hablemos de influencias, queda más respetuoso.

Me siento en la necesidad de advertir al lector, que este artículo es pura subjetividad mía, si bien hay hechos que se pueden objetivizar, mi intención es mostrar la visión particular que tengo al respecto porque se me hace imposible rendir tributo a Robert Plant y Ian Gillan sin ponerle una carga de emotividad importante. No estamos hablando de vocalistas de estudio que se puedan analizar mediante un microscopio. Tengo que tirar de épica  y corazón para dejarlos en el lugar que se merecen para tantas y tantos que nos hemos emocionado con sus interpretaciones.

Pero que tenían estos dos chicos para que llegaran a influenciar a generaciones de cantantes como nunca antes había sucedido, si exceptuamos el caso de Elvis Presley y algún otro insigne cantante de Rock?. Fueron artistas que crearon escuela y que determinaron en buena medida lo que se conocería como el estilo Heavy Metal, pero influenciando también a otro tipo de cantantes que se mueven entre el Hard Rock y el Pop. Respondiendo a la pregunta anterior; tuvieron mucha suerte (sobretodo Robert Plant que fue la tercera opción como cantante), era muy buenos y fueron los primeros en hacer muy bien lo que hicieron.

Que seas el más imitado no quiere decir que seas el mejor para la mayoría, ni que tengas más técnica, pero sí quiere decir que algo te identifica de forma única y que gustas a mucha gente. Y al estar hablando de artistas totales, no nos podemos limitar a la voz. Un cantante que pretenda dejar su huella en la música tiene que complementarse con una personalidad o un personaje identificable y a ser posible original y magnético.

La fortuna favorece a los audaces

La frase es de un griego anterior a Matusalem. Estos dos cantantes tuvieron suerte, mucha suerte de formar parte de las bandas con las que se hicieron famosos y de conocer a unos grandes compositores y guitarristas que les exigieron cantar más allá de lo que hasta el momento habían demostrado saber hacer. Pero también demostraron una gran ambición. Se sabían únicos antes de triunfar. Evidentemente la diferencia se hizo realidad cuando pusieron voz y melodía a temas que son hoy clásicos del rock como Stairway to heaven o Child in Time, Smoke on the Water, Whole lotta love, Highway star, Immigrant song, Dazed and confused o Since i’ve been loving you por citar sólo algunos temas que han emocionado a tantos millones de seres humanos. Sin los grandes éxitos de sus bandas no hubieran llegado a ser conocidos ( o quizás les hubiera llevado más tiempo) y a influenciar a tanta gente.

No fue solo la voz y la música de Led Zeppelin (Ledzep) en el caso de Robert Plant. Cuando la banda perfiló su estilo y entró en los 70, Robert se convirtió en un líder, un Frontman, un encantador de serpientes rodeado de una aureola de misterio y misticismo. Se podía imitar a Plant tan solo poniendo las manos como lo hacía él. Se convirtió en un icono cultural. Vamos que de tonto no tenía un pelo, y eso que fue la tercera opción como cantante para Ledzep, los otros rechazaron la oferta, por suerte.

Pero volvamos a la forma de cantar. Habéis escuchado como cantaban estos tíos antes de formar parte de Deep Purple o LedZep? No me refiero al estilo de los temas, los años 60 era otra época, me refiero a cómo cantaban. Robert Plant se parecía más a Tom Jones que a un cantante de rock:

 

y Ian parecía más un cantante tipo Beach Boys.

 

Muy poco que ver con el estilo que luego los caracterizó, casos muy diferentes al de por ejemplo Ronnie James Dio, que aunque sufrió una clara evolución en su forma de cantar, ya empezó cantando como un rockero, con un par, con una técnica impecable y rasgando la voz, aunque el estilo de los temas fuera el mismo que el de los otros dos divos en los 60. Ahora quizás cobra sentido para algunos lo que he dicho antes de que ser el más imitado no significa ser el mejor. Permitidme un inciso. Estos grandes intérpretes y letristas, creadores de bellas e inolvidables melodías, revolucionaron la industria discográfica y fueron imitados hasta el aburrimiento. Pero nadie, absolutamente nadie ha sido capaz de cantar y crear como Ronnie James Dio. Es inimitable. Quizás alguien haya conseguido acercarse a uno de sus registros vocales, pero no a todos,  que le permitía cantar desde lo angelical o lo diabólico en una misma frase sin despeinarse. ¿Por qué no alcanzó las cuotas de popularidad de Plant o Ian? El éxito le llegó un poco tarde, y no era tan agraciado como lo eran nuestros dos héroes. Así es el negocio. Pero quizás gracias a eso, se pudo centrar en ese estilo épico y fantasioso, poco comercial,  que le llevó a grabar con el guitarrista más mal humorado de la historia (con permiso de Andrés Segovia) el mejor disco de Hard Rock que jamás se haya hecho.

Robert y Ian eran muy buenos haciendo lo que hacían. Sin lugar a dudas eran cantantes con una voz excepcional y que desarrollaron un estilo personal e inconfundible que impactó de forma traumática en varias generaciones.

Plant es en mi opinión el cantante más increíble que ha dado la historia de la música moderna. Lo tenía todo en altas dosis: sensualidad exacerbada, presencia, dulzura, agresividad, ,belleza, clase, creatividad, talento lírico, versatilidad, registro vocal amplio, y una técnica primitiva de blues en la forma de vocalizar y hacer el vibrato que es su mayor encanto y que haría que hoy no superara ningún casting de La Voz, por poner un ejemplo. Casi nada. No os lo creéis? Aquí la demostración:

Si os ha impresionado más el solo de guitarra, no pasa nada, eso es que tenéis buen gusto.

Y qué decir del imponente físico de Robert Plant (vamos que con 20 años era muy guapo, sobretodo para el gusto de la época)  y cuidado erotismo en su estética  y ese rollo místico que llevaba el tío, …espiritual y sensual, entre lo pecaminoso y lo angelical.

Volviendo a la forma de cantar, muchos quedaron impresionados al ver tal fuerza de la naturaleza y aunque no tuvieran la misma voz se esforzaron en imitar su estilo, o de alguna que otra manera, se dejaron influenciar: Ian Astbury, Freddie Mercury (lo dijo él, no lo digo yo. Ya lo se, es el más grande…),  David Coverdale, Axl Rose,  Jeff Buckley, Göran Edman, Myles Kennedy, etc, para qué seguir si estos ya tienen docenas de imitadores.

Ojo, no estoy diciendo que Mercury sea un imitador de Plant, solo que lo influenció en algún aspecto, era uno de sus ídolos más rockeros junto con Jimi Hendrix. Diferente es el caso de David Coverdale que aunque tiene su propio estilo, de vez en cuando le da por imitarlo.

Y qué decir de la versatilidad de Plant cómo cantante. Desde Metal hasta Country y  rhythm and blues pasando por estilos de influencia folk y árabe. Han pasado más de 40 años desde la mejor época vocal de Plant y como dijo una vez Steve Vai, aunque Plant ya no pueda hacer los mismo que de joven, su voz ha evolucionado hacia algo de enorme belleza.

Hubo una época en que casi un 50% de los cantantes de Metal imitaban a Plant y el resto a Gillan.

Veamos como suena una buena imitación de Plant de uno de mis cantantes favoritos.

Y por último un tema que en mi opinión concentra la esencia de Robert Plant y lo que le hace único como cantante:

Si alguien acaba de descubrir a este gran artista les recomiendo estos temas:

https://www.youtube.com/watch?v=1pywQ6HK8Xo

 

Ian Gillan

Plant y Gillan crearon el estilo del Heavy Metal, aunque no eran cantantes de Metal. No sabría decir cual de los dos ha influenciado más pero me atrevería a decir que Ian Gillan. Más asequible seguramente a lucirse si se posee una buena técnica. Es un estilo más clásico a diferencia de Plant, que poseía una forma única de transmitir el blues y el soul, algo que nunca antes se había escuchado hacer con tanta sensualidad y descaro. Ian era otra historia, pura corrección técnica, y una voz más blanca y controlada:

También podéis escuchar la grabación que hizo para el musical Jesuscrist Superstar de Andrew Lloyd Webber, que causó sensación en la época, aunque yo prefiera la versión de Ted Neeley.

Made in Japan en quizás el directo más famoso del Hard Rock y  la influencia más grande para los cantantes de la época. También para los guitarristas. Es un disco imprescindible, todo un Corán para los fieles rigoristas del Hard Rock.  Tan sólo escuchando el Highway Star, el Child in time o el Smoke on the water, ya puedes reconocer toda una forma de cantar que se popularizó como Metal. Esa forma cristalina y punzante de atacar las notas altas, con ese vibrato clásico y amplio, y un timbre de voz realmente bonito y claro. Hay que contextualizar este estilo en su época y observar como rompió moldes. Claro que los hay y los hubo más técnicos,  pero la técnica no lo es todo.

Uno de los grupos icónicos del género Metal es Iron Maiden. Gillan era el héroe de Bruce Dickinson y en este tema a veces te parece que escuchas cantar a Ian.

La lista de cantantes famosos influenciados por Gillan no se queda corta: Bernie Shaw, Bruce Dicknson,  Rob Halford, Steve Balsamo, Joe Lynn Turner, Biff Byford, etc.

Y me gustaría finalizar este subjetivo y personal artículo de opinión con una de mis interpretaciones favoritas de Gillan:

Y un tema ya en la madurez vocal de Plant pero que me resulta irresistible:

Deja un comentario